Tag Archives: Mujeres que luchan por un mundo más humano

María Guardado: Una Luchadora que no Delató a sus Compañeros ni ante la Tortura

María Guardado, una luchadora por la humanidad.

María Guardado, una luchadora por la humanidad.

Bertha Rodríguez Santos

Hace tres meses, durante la visita del sacerdote Alejandro Solalinde a Los Angeles me tocó escuchar una de las confesiones más fuertes que haya escuchado en mi vida por parte de una ex militante de la guerrilla salvadoreña. María Guardado había estado enferma desde hacía algún tiempo. Sabiendo que ella quería saludar a Solalinde, el periodista y amigo Rubén Tapia pensó que sería bueno ir a visitarla y allá fuimos los tres en el carro de Rubén.

Llegamos a la casa donde estaba María Guardado, en el sur de Los Angeles. Al ver al padre Solalinde, a María Guardado se le iluminaron los ojos y llena de alegría exclamó: “¡Qué honor de tenerlo aquí”, mientras extendía los brazos para saludar al sacerdote, quien a su vez respondía efusivamente, también con una gran sonrisa.

Si no fuera por la silla de ruedas en la que estaba sentada, María Guardado no parecía enferma. A sus 81 años se veía fuerte, sonriente y con un brillo persistente en su mirada.

En la pequeña habitación donde nos encontrábamos, había fotografías de Monseñor Romero y de ella en diferentes épocas de su vida. Me llamó la atención una donde lucía joven, de complexión delgada. En el cuarto también había insignias del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) y banderas de El Salvador.

“Lenchita” como le llamaban sus compañeros de lucha, nos ofreció tomar asiento y nos acomodamos enfrente de ella. Como pensé que era una conversación más bien con el padre Solalinde, no tomé notas ni grabé la plática sino que me limité a escuchar lo que ella estaba contando, mientras Rubén salió un momento del cuarto.

María Guardado platicó de su infancia en San Miguel. Dijo que nació en 1934 y contó varias anécdotas de su vida. Me impresió mucho cuando dijo que en 1980 fue secuestrada por integrantes de los escuadrones de la muerte de su país, que la torturaron durante varios días porque ella no quería delatar a sus compañeros del Frente.

Narró con detalle cómo la golpearon, rompiéndole las costillas, su cadera y una pierna. También la sodomizaron para que dijera los nombres de sus compañeros de lucha pero ella les repitió una y otra vez que no revelaría los nombres de sus camaradas.

A María Guardado la violaron varios hombres que luego la dieron por muerta. Al escuchar su relato, un nudo en la garganta me lastimó el alma y unas gotas de lágrimas calientes rodaron por mis mejillas : ¡Cuánta crueldad!

“Me fueron a tirar a un lado de la carretera y como pude me arrasté con mi pierna quebrada gritando ‘auxilio, ayúdenme’, siguió contando María hasta llegar a la parte en la que dijo, fue rescatada por unas personas.

-¿Usted no quiso delatar a sus compañeros?, me atreví a preguntar, conmovida.

“No, mis compañeros de lucha son sagrados”, dijo María Guardado. Luego contó que sus compañeros la sacaron de El Salvador y un doctor en Chiapas, México la ayudó a recuperarse para que luego se viniera a Estados Unidos.

Yo no conocí mucho a María Guardado, a pesar de haberla visto en muchas manifestaciones en favor de los migrantes y las causas latinoamericanas.

Hoy me enteré que murió de cáncer de colon, que llegó a Estados Unidos como asilada política y que era muy querida por sus compañeros de lucha y amigos.

También supe que no tuvo hijos porque dedicó gran parte de su vida a cuidar a sus sobrinos, además de consagrarse al movimiento social por justicia en El Salvador y otros países del mundo. Era una internacionalista.

“A este tipo de personas no te encuentras todos los días”, pensé esta mañana que supe que María Guardado falleció. Escribo estas líneas como un homenaje a la vida de esta mujer que vivió por ideales sublimes y que para sus compañeros fue la representación de la sencillez, la humanidad y los anhelos de un mundo con justicia para todos.

Leave a comment

Filed under Uncategorized